Subestimar el porteo es perjudicial para la salud mental del bebé

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

En Tribu sabemos que la ciencia del desarrollo cerebral temprano nos permite compartir con base fundamentada (evidencia científica) cada post, comentario, charla, live, etc., entorno al desarrollo no mercantilizado de los bebés, y a la vez apoyarnos entre padres a tomar decisiones
informadas sobre la inversión en la infancia temprana.

El cerebro
Sabemos que la arquitectura básica del cerebro se desarrolla a través de un continuo que comienza antes del nacimiento y se prolonga hasta la edad adulta.

Sabemos que las experiencias tempranas afectan la calidad de esa arquitectura, estableciendo un cimiento sólido o frágil para todo el aprendizaje, la salud y la conducta posteriores.

En los primeros años de vida, 700 nuevas conexiones neuronales se forman cada segundo.  (CDC Harvard  (2007).

Primeras conexiones neuronales
Luego de este periodo de rápida proliferación, las conexiones se reducen mediante un proceso llamado “poda”, que permite que los circuitos cerebrales se vuelvan más eficientes.

Las vías sensoriales como las de la visión y audición básicas son las primeras en desarrollarse, seguidas por habilidades tempranas de lenguaje y funciones cognitivas superiores. Las conexiones proliferan y se podan en un orden establecido: los circuitos cerebrales más complejos van construyéndose sobre los circuitos anteriores más simples. 

Naturaleza de comunicación del bebé
Hoy en día gracias a la neurociencia sabemos que un ingrediente de suma importancia en el desarrollo es el proceso de “servir y devolver” entre los niños y sus padres y otros cuidadores en la familia. Los niños pequeños buscan de modo natural la interacción mediante balbuceos, expresiones faciales y gestos, y los adultos les responden con el mismo tipo de vocalización y gesticulación. En ausencia de tales respuestas —o si estas son poco fiables o inapropiadas— la arquitectura cerebral no se forma de la manera prevista, lo que puede conducir a disparidades en el aprendizaje y la conducta. CDC Harvard  (2007).

El porteo ergonómico
El porteo nos asegura un contacto constante entre el bebé (porteado) y su porteador, y en raras ocasiones, es desaconsejable, pero para que pueda aportar todos sus beneficios, el portabebés utilizado debe ser ergonómico; es decir, que respete la fisiología y fisionomía del bebé y del adulto. (como es el caso de nuestra mochila evolutiva.

Beneficios de la proximidad
Al no portear, hacemos obvia la separación del bebé hacia nosotros, y en particular atención madre/infante y esto reduce considerablemente la producción de serotonina en el cerebro del bebé (Prescott, 1996, 1997, 2001). Además de no estimular la lactancia (al cargar al bebé) los déficits de serotonina, son consecuencia de la toma insuficiente de leche materna (por la separación), ya que el aminoácido triptófano se encuentra en cantidades abundantes en el calostro y en la leche de la madre, pero está ausente o existe en cantidades insuficientes en la leche de fórmula. Este aminoácido es esencial para la producción de serotonina cerebral.

La neuropsicología de Prescott
Sabemos por estudios de Prescott que el movimiento corporal que se produce cuando la madre, padre o cuidador(a) carga físicamente al bebé a lo largo del día es otra medida para prevenir las conductas violentas de los infantes (Prescott, 1999), pues el movimiento físico de quien los carga estimula el complejo vestibular/cerebelo del sistema cerebral del infante, lo cual afecta de manera positiva las áreas cerebrales que controlan el desarrollo emocional, sexual y social, incluidos el placer, el dolor, la ira, la paz y el afecto (Prescott, 1995a).

Cargar a los bebés con el cuerpo es característico de todos los primates y homínidos, cuyas madres llevan a sus bebés adondequiera que vayan.

Pasividad primal
Un dato interesante, que parece sumar evidencia a estos hallazgos, es que el chimpancé bonobo, que ha sido catalogado como el primate más pacífico del planeta y desde el punto de vista genético, nuestro más cercano pariente, amamanta a sus crías durante los primeros cuatro años de vida y las lleva a todas partes hasta su etapa juvenil.


Otras culturas
En algunos estudios transversales de culturas primitivas se descubrió que se podía predecir, con 80% de certeza, la naturaleza pacífica o violenta de las culturas tribales midiendo la vinculación madre/infante por medio de esta sola variable (Prescott, 2001).

El Vínculo
Prescott explica que el vínculo que se genera mediante esta acción prolongada se codifica de tal manera en el cerebro en desarrollo que brinda un sentimiento de felicidad y, en el caso de los hombres, una mayor naturalidad para tener relaciones íntimas con las mujeres (Prescott, 2001)

Embajadores de información
Con esta breve reseña científica, podemos aportar datos suficientes sobre la importancia de la cercanía (contacto) del bebé, y hacerlo de manera temprana, favorecerá siempre (y no lo contrario como es mito y mala costumbre de decir).

Por ende (de manera obvia) la mochila evolutiva de Tribu se convierte en una de las mejores inversiones para el óptimo desarrollo de nuestro bebé, desde los primeros días de vida

Deja un comentario