El primer minuto de vida

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

¿Por qué deseamos lo mejor para nuestros hijos pero no nos preocupa su primer minuto vida?

Vivimos en un mundo tan ajetreado, capitalista, donde desde los medios nos bombardean con miles de cosas que “debemos” tener y que tenemos que comprar… que los invito a la reflexión:

¿Por qué le damos tan poca importancia al Nacimiento? 
¿Por qué le damos tanta importancia a lo material?
¿Por qué nos preocupa tanto comprar ropita, los mejores cochecitos, la mejor cuna, el mejor chupete, la mamadera de mejor marca, el bolso materno más moderno?
¿Por qué nos preocupa tanto tener preparado el cuarto del bebé, elegir la pintura, la decoración?
¿Por qué nos preocupa tanto armar un gran baby shower, el souvenir para el nacimiento, el cartel de bienvenida para la clínica?
¿Por qué nos preocupa tanto usar de inmediato las mejores cremas para embarazadas?

Deberíamos preguntarnos…

¿Por qué NO nos preocupa conocer nuestro propio cuerpo y acompañar con plena consciencia nuestro embarazo y lo dejamos en manos de otros?
¿Por qué NO nos preocupa preparar nuestro cuerpo para albergar sanamente a nuestro hijo durante 9 meses?
¿Por qué NO nos preocupa aprender y entender qué sucede mes a mes en nuestro cuerpo y en el bebé?
¿Por qué NO nos preocupa aprender y entender la fisiología del parto y el nacimiento?
¿Por qué NO nos preocupa que lo primero que sienta y vea nuestro hijo sean caras y manos desconocidas en vez de mirar a los ojos y sentir el calor de sus padres?
¿Por qué NO nos preocupa que nuestro hijo llegue a este mundo en un ámbito de amor y respeto, en donde no sea manoseado por cantidad de personas, en donde no sea manipulado con intervenciones que pueden esperar?
¿Por qué NO nos preocupa buscar y visitar diferentes instituciones para elegir aquella que le brinde a nuestros hijos la mejor atención desde lo humano y el amor, y no desde lo bonito de las sabanas?
¿Por qué NO nos preocupa entender cuál es la vía de nacimiento más sana y natural para nuestros hijos?
¿Por qué NO nos preocupa buscar una segunda opinión con otro obstetra, conocer a la partera, conocer su labor y sus referencias?
¿Por qué NO nos preocupa que sea el médico quien elige la fecha de nacimiento de nuestros hijos?
¿Por qué NO nos preocupa que un médico no respete los tiempos fisiológicos de nacimiento y programe la cesárea cuando él lo considere?
¿Por qué NO nos preocupa que en los cursos de pre- parto convencionales nos preparen por si todo llegara a salir mal?
¿Por qué NO nos preocupa aprender un poco más, presenciar talleres para embarazadas y para sus parejas en donde aprendemos a conectar con nuestro cuerpo, con nuestras emociones, con nuestro bebé y liberar tensiones y fusionarnos con el proceso?

¿Por qué deseamos lo mejor para nuestros hijos pero no nos preocupa su primer minuto vida?

El embarazo, no se reduce a un momento especial e importante en la vida del hombre y la mujer, sino que el embarazo es el “fenómeno natural” más increíble de la naturaleza!

No traeremos al mundo sólo a un bebé, traeremos al mundo a un ser humano. Un ser humano cuya vida y personalidad se forma en el vientre materno y quedará marcada para siempre por la forma y el ámbito en que fue gestado y nació.

No traeremos al mundo a un bebé que necesita la mejor manta, lo único que necesita es el calor de mamá y papá.
No traeremos al mundo a un bebé que necesita la mejor mamadera, lo único que necesita es la leche y el pecho de mamá.
No traeremos al mundo a un bebé que necesita la mejor habitación y cuna, lo único que necesita son los brazos de mamá y papá.

Lo único que necesita un bebé cuando nace es el contacto inmediato con su mamá y su papá, eso es lo único que necesita y es lo único por lo cual deberíamos preocuparnos, recibirlo con AMOR.

¡SOLO NACEMOS UNA VEZ!

Vía: Mamífera consciente
Texto: Rocio Otero Doula
Fotografía: KEDocumentary

Deja un comentario