Exterogestación y porteo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

A menudo desde antes del nacimiento utilizamos términos (y acciones) que incongruentes o contradictorios para el sano desarrollo del bebé, pero esto no lo sabemos, y hacemos lo que popularmente vemos (paradigma)…

Es común prepararse para la llegada del bebé, y antes de la fecha probable de parto nos hagan baby showers, donde recibimos mayormente artículos que pueden ser totalmente alejados de la necesidad real del bebé y muchas veces dentro de los paquetes, artículos que envían a nuestro cerebro el fracaso de la lactancia, gadjet para separar al bebé de nuestro cuerpo, etc…

Lo cierto es que al momento de nacer el cerebro establece pocas conexiones neuronales y representa apenas el 25 por ciento del tamaño que tendrá en la edad adulta. De hecho, la mayor parte del desarrollo del cerebro se produce fuera, especialmente en los primeros años de vida donde suceden más de 700 nuevas conexiones neuronales cada segundo.  (CDC Harvard  (2007), alcanzando a los cuatro años 1.000 billones de conexiones neuronales, la mayor en toda su vida.  (hablamos de esto en este post)

imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Es por ello que las experiencias vividas en los primeros años de vida son claves para el desarrollo de su cerebro. Aunque cuando sea adulto recordará muy poco de esos años, todo lo que viva y los cuidados que reciba determinarán en gran medida su vida futura.  Al menos esos segundos nueve meses de «gestación» tras el nacimiento son necesarios para completar mínimamente su desarrollo. A partir de esa edad, entre los nueve meses y el año, el bebé comienza a interactuar con el mundo que le rodea, más allá de sus cuidadores. 

Gestación:
La gestación en los humanos dura aproximadamente 40 semanas, 280 días, desde la concepción hasta el nacimiento. El bebé no es capaz de sobrevivir por sí mismo fuera del útero materno, es un ser indefenso que necesita que se le proporcionen cuidados básicos como alimento, protección y contacto físico permanente; de igual manera el nacimiento no es un antes y un después, una separación entre la madre y el bebé, sino una continuación de esa dependencia pero fuera del útero, y que actualmente se conoce como: Exterogestación

La exterogestación es como los segundos nueve meses del bebé fuera del vientre, pero disfrutando del poder verle, olerle, escucharle, tocarle y hasta besarle, a la vez que se nutre biológicamente por medio del piel con piel, calor, cercanía, de la pronta atención a las necesidades básicas (alimento, limpieza, contacto).

imágenes pueden estar sujetas a derechos de autor

Conciencia, razón o falta de sentido común.
Desde el nacimiento el bebé no puede alejarse del peligro y no puede usar palabras para comunicar sus necesidades. Tiene el reto de usar su sistema nervioso para comprender el espacio y su relación con él, respirar por sí mismo para hacer circular el oxígeno y nutrientes a todo su cuerpo; para comer, digerir y eliminar residuos. Es evidente que el recién nacido pasa por una transformación que no se produce instantáneamente, sino gradualmente, mayoritariamente durante el primer año de su vida, y biológicamente él espera durante su desarrollo no separarse NUNCA de su progenitor, y ser llevado a todas partes. Esta relación simbiótica entre la madre y el bebé está «naturalmente diseñada para ser aún más intensa e interoperativa después del nacimiento» que durante su gestación en el útero.

El cuerpo de la madre y la incidencia en el bebé
El cuerpo de la madre regula el desarrollo de los sistemas (Ver video de Nils Bergman. Debe ser cargado el mayor tiempo posible.

Autores como Heller afirman que «mientras el bebé está en contacto con la madre, los sistemas del bebé se mantienen a un ritmo regular. Pero, además, el recién nacido debe trabajar el doble para mantener la armonía fisiológica «.
Otros autores lo definen como «la unidad biológica, la relación simbiótica, gestionada por la madre y el embrión durante el embarazo no cesa al nacer, de hecho está naturalmente diseñada para convertirse en aún más intensamente funcional y comprometida mútuamente después del parto que durante la gestación en el útero» (Montagu, 1986 , 57). 
Es decir que la presencia física de la madre es la clave para ayudar a regular el desarrollo biológico no intevernido de los sistemas del bebé.

Las bases para todo el aprendizaje posterior.
La exterogestación (porteo) sienta las bases para todo el aprendizaje posterior. Cuanto más trabajo cerebral hace nuestro bebé, más capaz se vuelve de hacer y más ganas tiene de nuevo conocimiento (correcta estimulación oportuna o temprana).

La importancia de los primeros años de la vida del bebé en el desarrollo del cerebro no se puede negar, ya que «directa y permanente, influye en la estructura y la función final de su cerebro» por lo que es aún más crítico para un bebé estar sujeto a su madre, sobre todo durante su período exterogestación, (etapa que es cuando su cerebro está en desarrollo más que en cualquier otro momento de su vida). Para muchas habilidades el período crítico puede extenderse durante toda la infancia e incluso hasta la adolescencia, pero para otros, «se cierra en los primeros meses o años de vida antes de que la mayoría de los padres ni siquiera sabe que el desarrollo mental de su bebé es aún vulnerable». 

Porteo ergonómico
El porteo no es más que un sistema de transporte para el bebé, donde nos aseguramos del contacto constante entre el bebé porteado y el adulto porteador.
El porteo ergonómico (ver nuestras mochilas y cargadores) Son herramientas reconocidas por el IHDI herramienta que bien utilizada tiene innumerables beneficios. Su uso se está extendiendo en la población pero se desconoce, en muchas ocasiones cuáles son los dispositivos adecuados (aquí un post para distinguir entre cargabebés) , si se realiza de forma segura o no y cuáles son los beneficios.
Los profesionales en la salud materno-infantil (pediatras, fisiatras, neurólogos, etc.), deben conocer qué es el porteo ergonómico, para poder informar de forma adecuada, fomentando su uso adecuado y evitar el uso de dispositivos no ergonómicos.

Dejamos beneficios latentes de la exterogestación y porteo ergonómico que los padres informados podrán obsequiar (aunque es un beder) al bebé.
Tranquilidad
Mejora la calidad del sueño
Mayor bienestar físico
Potencia el apego seguro
Desarrollo óptimo del sistema nervioso
Mejor Adaptación al entorno
Disminución del llanto
Favorece la lactancia materna 

Y por si lo anterior es poco, el porteo ergonómico:
Previene las plagiocefalias posturales
Protege el desarrollo de las caderas
Protege el desarrollo de la espalda
Protege el desarrollo de las caderas
Favorece las relaciones sociales
Aumento del desempeño parental
Aumento de la autonomía y movilidad
Menor prevalencia de depresión postparto
Higiene postural para el adulto

Si lo anterior es de su interés y desea regalar a su bebé y a usted los beneficios, escríbanos para asesorarle con el portabebés ideal según su condición económica y necesidades, además de educarle en los primeros usos del mismo, como tambien de la crianza en brazos.

Deja una respuesta