Bendita solución o bebés drogados?…

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Lo que en algún tiempo esta novedad fue vista como una solución al manejo del dolor; en la partería actual, es desaconsejable su uso aunque se puede utilizar epidural si la madre lo desea.

Tenemos que ver los motivos por los cuáles hay que pensar más de dos veces el uso de epidural, recientes estudios nos revelan que puede ser peligrosa para la salud de los bebés, el inicio y establecimiento de la lactancia materna…

Varios estudios, entre ellos uno publicado en sciencedirect, cita que los bebés nacidos bajo el efecto de anestesia epidural presentaban un pequeño descenso en el índice del Test de Apgar, un porcentaje mayor de reanimación, necesitaron de más admisiones en la UCI y contaban con más problemas para adaptarse a la lactancia materna. Además, las madres experimentan cambios hormonales no insignificantes.

También perjudica el inicio de la lactancia en los niños que habían requerido reanimación e ingreso en UCIN (lógicamente retrasa la primera toma y las siguientes tomas dependiendo de los días u horas que el bebé esté alejado de la madre). Además, como TRIBU, hemos observado la constante de dificultad en el establecimiento de la lactancia a niños nacidos por cesárea.

«…Se han descrito una serie de efectos adversos, tanto sobre la madre como sobre el niño. Los efectos adversos descritos sobre el niño son atribuidos al efecto farmacológico directo, debido a la transferencia placentaria del fármaco administrado por vía materna, o a un efecto indirecto secundario, como consecuencia de los cambios fisiológicos que el fármaco produce en la madre, como son los cambios hormonales…» – palabras de Concepción Ruiz Rodríguez –

Se observa también que la anestesia epidural afecta al estado de consciencia del bebé, además de que indirectamente la elección de partos vaginales sean alargados, esto es por la aplicación también de oxitocina sintética que llega también por vía placentaria al bebé, en mayor cantidad que la oxitocina natural que genera la mujer en el propio parto, y aunque en un principio se consideraba una actuación inocua hay estudios que relacionan esta práctica con un aumento del riesgo para el bebé de tener Trastorno del Espectro Autista.

Otras referencias:
https://www.journals.elsevier.com/midwifery
https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0266613815000741

Deja una respuesta